21.5.08

DISEÑADORES INDUSTRIALES, SOBERBIA V/S PROFESIÓN


Imágen::JAIME HAYON STUDIO::


Cuando he de encontrarme con un diseñador industrial y entre copas contarle que trabajo en moda, en la mayoría de los casos han de pasar de mí, directamente dejan de dirigirme la palabra sin saber que han subestimado, sin enterarse, a otro diseñador industrial. La verdad nunca me ha sentado mal, por el contrario, me resulta gracioso confirmar que es una raza cortada con la misma clase de tijeras (incluyéndome yo mismo).



Esta asimilación es la que hoy me motiva a transmitir un par de reflexiones sobre el nuevo rol del diseño industrial como sector productivo, coincidiendo con el término de "Mater", una exposición gestada por el FAD que ha llegado a ser de mucha trascendencia para el actual y futuro progreso del diseño. Esta exhibición se compuso de ejemplos de aplicación de nuevos materiales a varios productos industriales y artísticos, todos producidos por la industria y los centros de investigación españoles.



En los años cincuenta despertó el interés por el diseño industrial como nueva forma de entender la cultura material, la integración de los sistemas industriales en una estética nueva, en sustitución de las artes decorativas y de los procesos artesanales. Venía con esa fuerza de la Bauhaus y sus lecciones tanto en la metodología como en el lenguaje formal, tanto en los principios éticos y sociales como en la estética purista de las vanguardias. Remitiéndome al área local, quedaron como testigos de esas antañas excelencias algunos diseñadores y promotores como Milà, Correa, Ricard, Marquina, Moragas, Riart, Satué y Cordech entre otros.



Pero al pasar el tiempo estos principios se fueron diluyendo, probablemente a medida que la palabra "diseño" fue tomando significados distintos, más comercializados, ligados a la moda y a ciertas superficialidades. Ya no era el resultado de las reflexiones sociales e industriales, económicas y funcionales, sino que pasó a convertirse en un significado de creatividad improcedente e injustificada, lo que llamamos "diseñar por diseñar". Esto, a pesar de algunos esfuerzos todavía resistentes y enormemente meritorios que sólo se aprendían en áreas especializadas y críticas. La situación, pues, es tan anómala que hoy en día se impone una recomposición de sus principios.



Sin embargo estos principios deben ser vistos ya con otros ojos, porque los condicionantes deben sugerirse ya desde los nuevos materiales y los nuevos sistemas que ofrece la frenética revolución tecnológica y la escandalosa situación de los recursos naturales. Ya no tiene sentido seguir diseñando forzando sólo materias primas tradicionales, sin adaptarse a las nuevas perspectivas y situaciones ecológicas. Con "Mater", el FAD, que fue cobijo inteligente de la primera generación del diseño en Barcelona, organismo que ha batallado contra las frivolidades de todo tipo, es ahora el abanderado de una nueva época, esa de nuevos profesionales cuya principal preocupación sea la de mejorar la vida funcional de los sujetos, y la de asegurar el acceso de nuestros futuros nietos a los mismos recursos naturales a los que hoy tenemos acceso nosotros.



"Mater" fue un manifiesto en sí mismo, porque se basó en el uso descontextualizado de los materiales constructivos del espacio en que se situaba, entregando una serie de sugerencias de reciclaje que se adaptan a ciertos criterios de sostenibilidad, indispensables para los nuevos materiales, lectura razonada de una nueva relación entre el diseño y la investigación tecnológica.



Habrá que ver hasta qué punto los diseñadores industriales (los que superan la treintena) se adaptarán a estas prerrogativas y dejarán su clásico ego de una vez por todas a un lado para remar en esta nueva realidad con sus siempre características virtudes. Por mi parte, doy la bienvenida a este nuevo entendimiento del diseño, autoproclamándome como uno de sus principales defensores (y entiéndase que era de los del otro bando...). Bienvenidos al 2008 señores colegas !

1 comentario:

Pleia dijo...

tienes mucha razón, diseñadores famosos creen no digno al planeta tierra de tenerlos como habitantes , sino deben , quieren e intentan transmitir su manera de vivir y quieren hacer creer que eso es lo perfecto, un ejemplo claro , Karim Rashid , design yourself....
SALUDOS