20.2.11

COSA DE BLOGGERS_


Image::MR GUY AROCH PHOTOGRAPHER © PARIS/NYC::



El próximo veintitrés de febrero, bajo el trasfondo de Wikileaks, las revoluciones y el nuevo ecosistema informativo, los directores de The New York Times, The Guardian, Le Monde, Der Spiegel y El País se reunirán entre las paredes del Museo Reina Sofía de Madrid en un debate abierto sobre el nuevo escenario informativo global, su difusión a través de Internet como principal plataforma y la explosión de las redes sociales. Ni bien leí la noticia, quedé en silencio. Al mismo tiempo que desde el otro lado del mundo tratábamos contra reloj de seguir en minutos reales el 080 Barcelona Fashion en un especial, seguía en los cincos medios la impresionante revolución árabe que balazos y sangre de por medio, tiraba por tierra la dictadura de Mubarak en Egipto y el levantamiento del resto del mundo árabe contra una tropa de delincuentes atornillados por décadas en el poder. La adrenalina era total. Compartiendo titulares con esta reunión de cabeceras estaba la pasarela Cibeles, de la que francamente ya no hace faltar decir nada más [sería entrar en la retórica eterna de su vulgaridad, notable impronta ya marcada como un tatuaje en el evento madrileño cuya intrascendencia, aparte de un par de milagrosas excepcionalidades en cuanto a su lista de participantes respecta, no vale suficientemente la pena como para dedicar más de un párrafo. Misión cumplida].



Lo curioso de este asunto, era la presencia de otras informaciones muy cercanas a las que os cuento, relacionada en la misma portada con un patético fenómeno, formado por un superabundante circuito de bloggers salidos vaya uno a saber de dónde. La presentación en sociedad de las nuevas cucarachas de la virtualidad global, más virtual que global, claro está. Ana [Marcos] presentaba un reportaje-entrevista titulado “Debate del estado del blog de moda en España”. “¿Pero qué debate?”, pensaba mitad enfadado, mitad agraciado. Debate lo del Reina Sofía caballeros, no se pierdan. En el marco de Cibeles, la periodista presentaba a tres bloggers como “expertos en la materia” [moda]. Una mosca volaba haciendo cuadrados en el aire. Cosas del calor… supongo. Entré a las tres webs. Todas con menos de diez mil visitas a cada perfil. ¿Sus contenidos? Noventa por ciento imágenes, menos de un diez por ciento textos. ¿Supuestos líderes de opinión? Es que mi abuela también conducía una Harley ya mayor, sin casco. La horterada llevada a niveles palaciegos… fue patético. Miré el mismo blog que usted mira en este momento y… aunque suene una absoluta pedancia, exploté a carcajadas. Fue lo máximo.



Las respuestas eran fenomenales: “Somos blogueros independientes que por el momento no podemos vivir de esto, aunque existan casos que sí pueden como pasa en Estados Unidos” [un flash]; “No solo se trata de conseguir miles de visitas, que es muy importante y “satisfactorio”. Para crear una diferencia y conseguir usuarios es importante la parte de la elaboración de los contenidos. Ofrecer un producto de calidad, bien presentado, es decir, que tenga un trabajo detrás” [Mírense las webs por favor… Toma ya…]; Hay blogs muy buenos hechos por especialistas en determinadas materias que al dirigirse a un público muy concreto no reciben tantas visitas y, por tanto, no son rentables económicamente” [no se pierdan los autorretratos del chico en blanco y negro paseando ensimismado por las calles de la capital española, ni su amor por las máquinas de café con forma de cohetes espaciales ni su participación en una regata de Gilette… no tiene desperdicio]. “Las revistas son las que nos ven como sus competidores y no al revés [flipa con dolby stereo]; “Cuando recibimos algún tipo de remuneración ya sea económica o en especias, lo contamos. Somos transparentes” [no comments]; “Creo que se puede convivir. Mientras nosotros “analizamos” moda, las tendencias y “hacemos propuestas”, los blogs de streetstyle las muestran directamente en personas reales, de la calle. De esta manera, primero pueden acudir a nosotros e “informarse” y después “encontrar en estos otros blogs el reflejo”… Sencillamente caballeros, quien les escribe, no daba crédito. Menudos… el cielo los proteja.



Se fueron al carajo, pero de aquí a la muralla China, como quien dispara un balazo al aire. Hace poco Delia [Rodríguez], periodista de El País, contaba que ya hace meses que en la península ibérica no se podía ir de compras sin encontrarse con bloggers de moda, como quien dice vete a una casa abandona, patea la puerta de la cocina y empieza a pisar las cucarachas que salen de todos sitios, sin control, con todas tus ganas. La firma masiva de ropa interior Women´s Secret, propiedad de Cortefiel, lanzó en sus tiendas “Blogger Collection”, una serie de prendas diseñadas por cuatro blogueras que encendió la furia de los diseñadores de moda con un cartón bajo el brazo o años de sacrificadísima trayectoria. Asimismo, poco después, INDITEX se hizo eco y lo hizo maravillosamente. Rápidos y estrategas dignos de su fortuna, simplemente, las usaron como perfectos conejillos de indias y a través de su firma Stradivarius lanzaron una línea de camisetas ilustradas con la imagen de sus propias caras. Para reírse a carcajadas.



Después de analizar aquel circo, volvía a quedar en silencio, a solas, en un mutismo absoluto. Hace años, cuando ese ejército de crías aún no salía de secundaria y miraban extasiadas las fotos de revistas femeninas locales, otros empezaban a usar la red Myspace para difundir su creación en esa primera red social masiva, junto con las propias revistas. Poco después, junto con sus webs, integraban blogs a modo de diarios para difundir sus procesos creativos a modo de registro, por supuesto, todo protegido por derechos de propiedad intelectual con absoluta prohibición en la reproductibilidad de sus imágenes [de dos dedos de frente, todos sabíamos qué era Internet]. En aquel entonces el grupo estaba muy bien definido: Yvan [Rodic] y Scott [Schuman] se dedicaban [y siguen dedicando] al streetstyle en todo el globo; Diane [Pernet] se dedicaba al contenido en textos en inglés y su participación en eventos puntuales, y el sitio que ahora recorre exclusivamente dedicado a contenido en español basado en análisis y documentación abarcativa no sólo de moda, porque por esos años, en lo que a España se refiere, no existía prácticamente nada. Fueron integradas las artes, el diseño y el periodismo para posibilitar su propia subsistencia y carácter multimodal como medio. Todos estos sitios, siempre, respetando las fuentes como los derechos de autor y certeza de la autenticidad de las imágenes utilizadas. Años después todos publicarían libros, participarían en infinidad de proyectos y certificarían con hechos una irrefutable incidencia en la toma de decisiones de una industria, con empresas, diseñadores, pasarelas y medios de comunicación, y de forma tangible, real, y por supuesto, casi todos, alejado de bullas. Sacarán por descarte que ninguno toleraría aparecer estampado en ninguna camiseta, ni de marca masiva ni de lujo, y por supuesto, tampoco se autorretratarían ni muchísimo menos harían de pancarta publicitaria circulante para ninguna marca ni diseñador. De dos dedos de frente. Una cosa de mínima decencia. Si ahora ellos están donde están, es porque se la buscaron. Y si hoy ese ejército de bloggers son tan respetables y admirables como un payaso de circo de primavera, es obviamente, porque también se lo buscaron. La diferencia está en las formas caballeros, en la delimitación de la visibilidad que cada uno quiera tener, las formas que utiliza para ello y para qué, con qué finalidad. Los medios siempre explican el fin, no al revés. Nunca lo olviden. De esa manera es muy sencillo hacer una rápida y certera clasificación quién es quién, para bien de algunos y mal de otros, y por qué.



Cuando se habla de “líderes de opinión” en moda, la gente tiene la rarísima idea de pensar que un pobre idiota puede decir qué le queda bien a fulano o mengano, desconociendo si existen o no las facultades suficientes y creíbles a sus espaldas para respaldar con criterio una opinión, algo que es delicadísimo. La opinión. Cuando se opina señores, sea de moda, política, periodismo, música o literatura, navegación, tendencias, religión o clima, tiene que existir un background detrás para poder abrir la boca y que sea lo suficientemente digno y acertado, además de noble y pragmático para que esa misma opinión tenga un peso. Eso se logra con documentación y práctica en la puñetera calle, relacionándose con estructuras de poder y decisión para poder mover diferentes tipos de intervención y negociación. Pero eso no existe, eso ningún blogger sabe ni lo que es, por ende, es una película clase B que una simple fulana o cualquier pelafustán con ínfulas desmedidas de fama o reconocimiento sin tener mérito alguno para ello salvo la extravagancia de autopresentarse como algo mínimamente reconocible gracias a sistemas gratuitos, presente un canon a seguir defendido con aseveraciones como carnicero opinando sobre física nuclear. Váyanse a trabajar, que cucarachas, siempre existieron, existen y seguirán aquí, por los siglos de los siglos. Ya se rieron de Ustedes, la empresa más grande del sector en el país lo acaba de hacer, y otro cronista, antes del punto final, se los vuelve a reafirmar. La red hace mucho, si no me creen, el próximo veintitrés, en el Reina Sofía, Keller, Rusbridger, Mascolo, Kauffman y Moreno, se lo volverán a repetir, porque de dedos en un teclado, hasta la mona Chita es capaz. Piénselo. Cosa de bloggers.



3 comentarios:

bihotza dijo...

Genial!
Más claro agua.

Sol dijo...

CREO QUE ERES APIENSE.
un saludo

XAVS dijo...

Gracias por visitar mi blog. saludos.
Xavi.