10.2.11

DE 080 A 0


Image::MS STEFANIA BORRÁS FASHION DESIGNER © BCN::



La recién concluida pasarela barcelonesa cerró hace una semana exacta. Cubierta por toda la prensa nacional, desde El País hasta Radio Televisión Española, agencias internacionales de noticias desde Reuters hasta EFE, sitios virtuales globales desde Yahoo a Microsoft, revistas femeninas desde Vogue a Dazed & Confused y cobertura continental desde Europa a América Latina. Todo esto, para que al mediodía de su primera jornada, el consejero Francesc Xavier Mena, catedrático de economía de Esade y nuevo consejero de Empresa y Empleo, tan especializado en moda como un kinesiólogo, después de un discurso en inglés, francés, castellano y catalán, usara tantos idiomas para que finalmente contestase con un escueto "ya veremos" cuando se le preguntara por el futuro formato de la pasarela de diseño independiente más importante de Europa.



Con un centenar de compradores internacionales, seiscientos periodistas y dieciocho diseñadores celebridades mirando, cualquiera se vería en apuros… Es un área en la que lamentablemente, no se pueden tomar decisiones a puerta cerrada o pasando de la opinión pública, muchísimo menos cuando se decide, por un único capricho político, sobre una de las actividades mejor hechas de la ciudad y que más ha proyectado a la capital catalana desde las globalmente promocionadas olimpiadas… Hay que tener cuidado, MR Mena. Con todo el cariño del mundo. Como todos Ustedes saben caballeros, nada es cierto si no está escrito, y en cuanto a esto, corren ya ríos de tinta. Tanta tinta que acabase, curiosamente, en una publicación pagada por su propio gobierno local donde aparece una lista de cien personas que más influencia tienen en esta industria, y que, por esas vicisitudes de la injusta vida, tenía al frente, mirándolo directamente a los ojos, y con cara de pocos amigos. Yo estaría incómodo. Cualquiera.



Juan Antonio Ávalos, premio de la anterior edición declaraba al diario El País “En un mundo tan globalizado, si no personalizas, estás fuera”. También le decía a la periodista Ana Pantaleoni “Creo y confío en que haya una próxima edición. Pero la moda no es solo una cosa de jóvenes, sino de todo el mundo”. Y tenía toda la razón. Por su parte, Krizia Robustella, ganadora de los dos premios de esta edición decía al media partner para América Latina de la pasarela “Esperemos que el 080 siga como ahora, apostando por la moda independiente e internacional y que se siga valorando el producto nacional como se merece”. También recalcaba “Me parece tirar a la basura un trabajo bien hecho durante años tontamente, una pena sinceramente por aquellos que apostaron y apuestan… Hacerla desaparecer sería un gran error”. Stefania Borrás, uno de los fetiches de las mejores revistas femeninas del mundo en la anterior edición, en ésta, convertida en fotoperiodista de sus propios compañeros, decía en una entrevista “Veo que el concepto de pasarela de diseñador independiente sigue, y eso es bueno, que no se cambie de concepto y nombre cada dos por tres es importante” y la fotógrafa Nuria Rius, Editora de una de las revistas de cultura juvenil que más ha apoyado a la consagración de creadores locales era muy clara en otra entrevista: “Hay un largo trabajo por hacer. Y el primer paso es creernos el potencial que tenemos. Desde hace muchísimos años ha habido una gran tradición industria textil y ya es hora de demostrarlo aquí y fuera”. Es decir, estimado Señor Mena, que hacer oídos sordos ante tantas declaraciones, sería, desde dos dedos de frente y con la gracia de ser un respetado académico en una respetada instancia educativa… ¿cómo encontrar la palabra adecuada?... creo que tampoco es necesario, sería pecar de vulgaridad, y no es el deseo. Simplemente, tome nota, y extiéndalo a quien deba. Creo que es un hombre inteligente, estoy seguro.



Más allá de esta polémica [que en realidad, desde la objetividad y pragmatismo de la misma situación, es realmente un escándalo], bien es cierto que el sector textil representa el 4,6% del PIB industrial y general y el 7,5% del empleo industrial. Además, el textil catalán, en el contexto español, supone el 41% de la fabricación y el 37% de las exportaciones. Hacer desaparecer una pasarela que lleva años de trabajo con las mejores cabezas de la ciudad, solamente porque sí, a lo mejor, quizá, tendría repercusiones. Si la idea es aumentar la rentabilidad de estas cifras para bajar otras cifras preocupantes de paro, sobre todo cuando se autoriza a la Generalitat a endeudarse para enjugar su déficit, endeudarse aún más para hacer otra cosa diferente sin ninguna necesidad desde la racionalidad, no creo que le caiga bien a la población, muchísimo menos cuando una pasarela se ha convertido en un orgullo y fuente de sueños para una población que prácticamente perdió toda confianza de su administración y aún más en su clase política, y ya no hablo sólo de Cataluña. Yo tendría más cuidado. Está en sus manos. Una lista de cien personas esperan la respuesta, y otra de seiscientos periodistas también. No cometan errores, no tienen para qué, porque es, según la prensa, la de todo el globo, de lo mejor que tiene la ciudad. Llévenlo a 100, no a 0. Sé que tendrán la sabiduría necesaria para tomar la mejor decisión, tengo la seguridad. Gracias, humildemente, por tener la capacidad de escuchar. Nada más.

No hay comentarios: