1.3.11

PERFIL: VIVIENNE WESTWOOD Y SUS OCHENTA


Image::VIVIENNE WESTWOOD LIMITED © LONDON::



En cuatro días más, la casa Dior sacaría a la pista su última colección A|W 011|012 en la nueva edición de la Semana de la Moda de París capitaneada por John [Galliano], hoy, despedido de la enseña por su presidente, Sidney Toledano. Todo el mundo ya conoce la razón, ha corrido como la pólvora, y el escarmiento, honestamente, debe servir de lección, no para John, sino para todos. En un silencio sepulcral entre medio de todo este ruido, se confirma la vieja premisa contada por Enrique Vila-Matas, aquella que cuenta [hoy, una vez más sobre la mesa, con este burdo ejemplo ] que vivimos de espaldas a la memoria del mundo, como si temiéramos ser vistos como anticuados por recordar algo del pasado, cuando el pasado es la memoria. La constante inmersión autista de lo mediático en un efímero presente que borra todo lo demás. Hace una semana todo el mundo elevaba a John como un dios. Hoy, lo crucifican por un simple error, a pesar de su contenido, por los efectos del alcohol, como si nadie jamás hubiera dicho imbecilidades estando borracho. Injusto, bochornoso, mediocre. Material de prensa. Eso, discúlpenme la expresión, es de ser un hijo de puta, un cobarde, ratas malintencionadas.


En el doble de tiempo, en ocho días, otra de las que le ha dicho de todo, a todos, y sin los efectos del alcohol, es Vivienne, de cuyo trabajo el Museo del Fashion Institute of Technology con sede en Nueva York, dedicará la primera exposición en suelo norteamericano en examinar la transformación de Westwood desde la calle hasta la alta gama, en las espaldas de la diseñadora más provocadora y polémica de la década de los ochenta, pero vamos, de ella no se dice nada. El escándalo siempre tira. Vayan a trabajar, y dejen a John en paz de una puñetera vez, ya ha tenido suficiente. Tened un poco más de decencia, de humanidad.


Presten atención a Westwood, que comenzó, como John, la década fuera de la corriente, como una diseñadora de estilo sub cultural, cuyo trabajo a medida que ha evolucionado, también lo ha hecho su nivel de cobertura de la prensa y la amplitud de su clientela. En el ochenta y nueve, ella fue una vanguardia, y lo sigue siendo, celebrada por todo el mundo de la moda, completo. La magnitud de su notable aumento fue confirmado al ser nombrada Diseñadora Británica del año en el noventa y también en el noventa y uno.



Esta retrospectiva, un regalo sin igual para la ciudad norteamericana y su circuito, cuenta con prendas de vestir elaboradas exclusivamente a partir de la colección permanente del Museo en el Fashion Institut of Technology, así como fotografías complementarias, revistas y videos. Recorre varios de los primeros años de Vivienne, incluyendo un conjunto de la influyente colección pirata del ochenta y uno. La ropa desgarbada, inspirada en piratas del siglo dieciocho, podría ser usada por hombres y mujeres, y se adapta perfectamente a la estética post-punk de los nuevos románticos. Estas prendas en específico, se produjeron en colaboración con su pareja en aquel momento, el artista y director de música Malcolm McLaren. Su trabajo estaba muy ligado a la escena musical, y los diseños fueron usados por los niños del club y bandas en MTV. En el ochenta y cuatro ambos terminaron su sociedad y Westwood presentó su primera colección en solitario al año siguiente. Sus diseños para la segunda mitad de la década, reveló un cambio estético evidente hacia un enfoque más estructurado y femenino. Como podrán observar en la exposición dentro de una semana, un conjunto de cuadros escoceses y tweed de la colección de Time Machine [A|W_88|89] modernizó la estética de la tradición británica de vestir en tejidos que son convencionales, pero cuyos cortes son innovadores y contemporáneos hasta lo rabioso. Vivienne le dio de nuevo un giro en el estilo histórico, con el corsé y la falda alforja [también de Time Machine], que mostró su inigualable capacidad de actualización en las formas históricas de un público consciente de la moda. Como dice Valerie [Steele], la propia directora del museo, la reactivación del corsé fue, y es, quizás el más importante de las innovaciones de Westwood.



Concluye con un conjunto de ropa masculina nunca antes expuesto de la colección CIVILIZADE [A|W_ 1989]. Este conjunto de punto de dos colores con articulados en codos y rodillas, fue con el que Westwood combinó en la heráldica medieval con rellenos a menudo asociados al skate. Pone de relieve la brillantez para unir trajes históricos, cultura de la calle y la corriente principal de la moda en elementos que siguen siendo pertinentes a su trabajo, hasta el día de hoy. Recomendación para los medios y sus redactores especializados: Hagan eso, refresquen la memoria, porque es historia, en moda y en el área que sea, con trabajo, no con la vida personal, porque eso es bajo, eso es de hortera. Enhorabuena por Vivienne, y todo el apoyo para John. Ayúdenlo, porque tiene la historia. Nada más.




No hay comentarios: