8.7.08

EL LUGAR PERFECTO


Imágen::ROBERT MAPPLETORPHE FOUNDATION NYC::


No ha sido sueño de muchos vivir en el lugar perfecto? empiezo este artículo con una muy personal opinión. El lugar perfecto que siempre he anhelado, para vivir y desarrollarme, es aquel que pueda proporcionarme información útil para mi propio proceso profesional y personal, con cargadas cuotas de creatividad y sobre todo, perplejidad.

La decisión de movilidad territorial que afecta a miles de creativos alrededor del planeta, no es más que esa simple sed de aprendizaje, de conocer territorios desconocidos a los que sólo se tenía acceso por medio de los libros y medios audiovisuales, que gracias a los progresos de la industria del transporte han conseguido estabilizar con una constante movilidad internacional, en pro de agilizar el conocimiento global de nuestras virtudes personales y grupales. Uno, a mi juicio, de los grandes aportes positivos de la tan malograda globalización. De ahí el nacimiento romántico y exquisito de la inmigración, según mi muy personal opinión.

Millones de personas se trasladan geográficamente a lugares estratégicos según dependan sus personales intereses, muchos, motivados por esa imperiosa necesidad de progreso. En la mayoría de los casos desde pueblos y campos hacia las grandes ciudades y capitales, que a medida que han transcurrido los años se ha transformado desde continentes a otros, en un éxodo impresionantemente conmovedor, quinariamente puntero.


Al remitirme a la industria de la moda, preciso acentuar en este asunto, por la sencilla razón que la docilidad, rapidez y pluriculturalidad exquisita que pueda surgir en excepcionales momentos, se deben exclusivamente a este "partiche" racial proveniente de todas partes del mundo. Las metrópolis que más industrias culturales han proporcionado a la histora del arte y la industria, han sido aquellas en donde han confluido infnidad de culturas, religiones y diversidad de opciones, que crearon verdaderos istmos en medio de sociedades establecidas. Iconos de
opinión. Por nombrar algunos, Nueva York, Buenos Aires, Londres, Berlín, Sao Paulo, Barcelona, París... olvido alguno?



Increíble lo que acaban de leer queridos lectores. Increíble sabiendo que en un país cercano al nuestro, en pleno siglo XXI, el jefe de gobierno impulsa leyes a nivel europeo para castigar y expulsar la inmigración. Increíble que en el nuestro, se acabe de promulgar una ley que encarcele por dos cuatrimestres a inmigrantes ilegales, que sin embargo, son la mayor fuerza laboral del país. Y en la industria de la moda, el mayor número de creativos, que proporcionan al producto interno bruto uno de los mayores ingresos económicos y reportan los más altos índices publicitarios como ciudades marca. De aquí la impresionantemente graciosa pregunta, ¿qué pasa aquí?


Sin pretender meterme en temas políticos (que no me interesan en lo más mínimo), pienso que este tipo de decisiones, más que aportar a una supuesta "estabilidad" a nivel país, aporta más a acentuar una negativa impresión global de oposición facista, que en los tiempos que corren están más que absolutamente fuera de lugar, sobre todo en moda, en donde lo que va de regla número uno es la apertura total y completa a la diferencia (recursos provenientes de la ampliación internacional de marcas como principal estrategia empresarial), como asimismo, recalcar el hecho de que los mejores creativos del planeta provienen de países tercermundistas o en vías de desarrollo, sencillamente porque son los únicos capaces de crear proyectos meteóricos con el mínimo de inversión y la estratégica gestión de resultados.

¿Qué se me viene a la cabeza?, que estamos frente a esa nueva rebelión de las élites de la que tanto os hablo, esa que pretende volver a recuperar la importancia de la autonomía, absolutamente distante del resto de la población y jueces absolutos de los privilegios. Una pena por Italia, y una pena por nosotros también, que viviendo en una sociedad libre y democrática permitamos este tipo de payasadas. Ahora diganme cuál es su lugar perfecto.

No hay comentarios: