15.4.08

CUESTIÓN DE LUZ

Imágen::RON ARAD STUDIO::

Luego de la publicación del informe sobre el calentamiento global realizado por Naciones Unidas, la sociedad ha caído en la cuenta de que la cuestión se volverá compleja. Los medios abarrotan páginas y pantallas con el tema y la población con menor o mayor entusiasmo, ha comenzado a concientizarse. El cuidado de los recursos naturales y el reciclaje aumenta cada día y muchos gobiernos lo han enmarcado como una prioridad horizontal junto a otros temas tan importantes como la educación y la salud.


El diseño viene preocupándose del medio ambiente mucho antes -sobre todo el industrial- de que fuese pregonado por los medios masivos de comunicación. Crearon la famosa generación de materiales "S" (sostenibles) y en las ferias internacionales de diseño de productos abundan objetos vanguardistas que ahorran energía al máximo, como así mismo materiales y métodos productivos que reduzcan el uso de maquinaria y sean, una vez terminada su vida útil, reutilizables o al menos reciclables. Me refiero al excepcional diseño responsable, que se ha adueñado de todos los premios alrededor del planeta.

El sector textil, sin embargo, es uno de los que más energía utiliza en sus procesos y que menos ahorra en sus sistemas productivos, para mi vergüenza y la de todo el abanico social. Por si esto fuera poco, últimamente y de mano de las nuevas tecnologías, pareciese que desearan utilizar aún más energía. Por mencionar sólo un par de ejemplos, en la presentación de la última colección de Hussein Chalayan, el ingeniero Moritz Waldemeyer colaboró con el diseñador para poner sobre la pasarela vestidos que a través de rayos láser parecían infinitos (en un capricho por simbolizar la exploración del fenómeno moderno de la fama y el antiguo culto al sol y cómo se conectan entre ellos...).


La empresa Swarovski tampoco se queda atrás. La firma de pedrería, a pesar de mantenerse fuerte y estable en la comercialización de cristal cortado, se ha empeñado por introducirse dentro del mercado del diseño de lámparas y no precisamente la más económica. Ha encargado a diseñadores como Arad e Yves Béhard crear luminarias imposibles de mirar de frente gracias a la iluminación casi dionisíaca que desprenden. Desde un campo estético estas propuestas podrían ser viables, pero desde el medioambiental, inaceptables. Asimismo, se juega con grosera arrogancia los márgenes simbólicos de la utilización de la luz.


Cuando el artista conceptual Mario Merz tuvo la osadía de insertar dentro del espacio exhibitivo enormes piezas escultóricas hechas a partir de tubos fluorescentes de neón, trataba un concepto en torno a la materialidad de lo inmaterial, creando piezas artísticas cuya materia prima era la luz, osea, un gas. Merz, luego de una profunda investigación teológica y física, descubrió emocionado que todos los colores del arcoiris natural, unidos, formaban la luz, que es la base del color y el artista se mete de plano en aspectos relacionados con la existencia de dios y su presencia en el universo, de un simbolismo adyacente a la creación del ser humano.

Contraponiendo esta lectura devenida del arte que respeta no sólo la existencia de la luz, sino de la humanidad en sí, se vuelve casi criminal que aparezca de forma tan descriteriada en una pasarela o una tienda de lámparas y artículos para el hogar. SIn embargo, obvio es que en la industria de la moda mientras más luz, rayos y centellas existan, tanto mejor! Lo que brilla señores lectores no es oro, sino energía, que debemos cuidar, sobre todo en este círculo que la sociedad valora como un modelo irrefutable a seguir. Dejémosnos de una buena vez de estas indescriptiblemente estúpidas megalomanías y creernos el centro del mundo que por nuestra propia soberbia, vamos a conseguir hacerlo desaparecer.

1 comentario:

Webcam dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Webcam, I hope you enjoy. The address is http://webcam-brasil.blogspot.com. A hug.