26.8.14

DE PANES, MANTEQUILLAS

Image::BREAD & BUTTER © BERLIN::

Un puñetazo sonoro sobre la mesa deben de haber pegado en las oficinas del Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya al enterarse de la decisión de Karl-Heinz Müller, organizador de Bread & Butter, al informar que la próxima edición invernal de la feria, entre el 8 y el 10 de enero próximo, se quedaría en Berlín. Si bien la feria de moda, la más importante de Europa, planificaba volver a la ciudad condal en la cual funcionó entre los años 2005 y 2009, por exigencias del mercado se quedaba en Berlín. Una cachetada a palma abierta en la cara, sin duda.


¿Por qué? Porque aquella decisión de Müller, le quitaba a la ciudad ni más ni menos que cien millones de euros como un suspiro, cifra que entraba a Barcelona en su impacto económico entre hotelería, restauración, transporte, entretenimiento y otros servicios de casi 80.000 visitantes y 800 expositores de más de un centenar de naciones. Cuando hace cinco años atrás Bread & Butter abandonó España, probablemente, oliendo la recesión que se venía encima (todo el mundo lo sabía ya desde el 2007), fue suplantada por un híbrido llamado “The Brandery”, que no le llegó ni a los talones y jamás superó los 150 expositores, muchísimo menos el centenar de millones en su impacto económico. Y es que los alemanes se la montan bien. Barcelona está de muerte.


En su comunicado, Müller explica en lindas palabras que en conversaciones con el sector ha quedado claro que en la actual situación del mercado prefieren que se mantenga el formato actual berlinés priorizando la salud y seguridad del mercado alemán, agradeciendo la disponibilidad de Barcelona para acoger el evento y disculpándose por las posibles molestias, sin desestimar un posible regreso a la ciudad para el verano próximo. Para el sector de la moda y el turismo condal, aquello significó cogerse la cabeza a dos manos y darse contra la pared. Ante ese panorama, es necesario preguntarse qué acciones debiese inventar (o reinventar) la ciudad para atraer inversiones en un sector que representa una millonada.


El 080 Barcelona Fashion no sobreviviría si no hubiera integrado grandes marcas de retail como Mango, Desigual u otros gigantes en medio de una situación económica compleja que no ha podido lograr sentar cabeza por razones lógicas… Barcelona debiese reinventarse. Si las marcas han dejado claro que están interesadas en un mercado alemán por su salud económica, hay que ver quiénes estarían interesados en un mercado español. Quizá, ¿Mirar con mejores ojos a América Latina? Como bien dijo Müller ese año que el salón emigrase de regreso a casa: “Barcelona, no llores, levántate y haz algo. Hemos demostrado que esto puede funcionar y ahora dejamos un hueco”. Es de esperar que aparezcan esas luminarias que cubran aquel agujero, monetariamente, tremendamente sabroso. Tarea pendiente.




No hay comentarios: