17.7.10

080 BCN FASHION_S|S 011_

Image::080 BCN FASHION by MR GERARD ESTADELLA PHOTOGRAPHER©BCN::



Acabó la sexta edición. Terminó el dolor de cabeza... Récord de asistencia, premios muy bien merecidos, gallinas virtuales cacareando sandeces sobre podios micrófono en mano, acusaciones por vicio de manipulación para la concesión de los mismos galardones y políticos usando el ya fuerte poder mediático como evento nacional e internacional para captar votos y revolver el gallinero, con sus siempre tan poco elegantes e incoherentes declaraciones en el momento y el lugar inapropiado, para variar. Gracias, a la clase política local, le quitaron espacio a los diseñadores en la prensa nacional. Era la jugada, ¿no? Corríjanme si me equivoco, con fundamentos algo menos irrisorios e incongruentes que defender una pasarela muerta y usar su cuestionable resurrección para darle valor a diseñadores ¿“consagrados“? Hasta donde se sabe, ninguno desfila en París, Londres y Nueva York, a la vez. Inventen una mejor excusa para usar el evento a su favor, sino se corre el peligro de quedar, algo más, que como idiota, como un triste y simple ambicioso. La ambición puede acabar con una industria entera. ¿Vieron a la banca, no? Criterio. Gracias también estimadas Editoras, las de aquí, por darle más importancia a la polémica que a la profesionalización de la industria para la generación y regeneración de puestos de trabajo. El paro sigue subiendo, no lo olviden. Supongo que ahora me cuadra un poco más por qué es más coherente invertir dinero y esfuerzos en contentar a la prensa extranjera que a la de aquí... en la que no domina el idioma... más útil, supongo. Ellos no se meten en temas, hoy, tan irrelevantes como la política. Después no se quejen el por qué no les dan de comer en las mesas de la sala de prensa, a vallija completa. Criterio. Pero vamos a lo importante, a los únicos que merecían atención, cenas de gala, cobertura absoluta por parte de la prensa, trato de príncipes y sobre todo... criterio: MS & MR Designers. No tuvo ningún desperdicio. Fue impresionante. Un criterio. Eso es siempre, a pesar de los traspiés, un absoluto pro. Un estado de bienestar frente a un sistema entero que va en picada.



Miriam Ponsa, Josep Abril, Montse Liarte, Juan Antonio Ávalos, Cardona Bonache, Bibian Blue, Krizia Robustella, Alexis Reyna, Manuel Bolaño, Celia Vela, Stefania Borrás, Karlota Laspalas, Jan Iú Mes, en indio Manish Arora, el griego Yiorgos Eleftheriades y los surcoreanos Juun J., Songzio y Lee Jean Youn dieron vida a la última versión del 080 Barcelona Fashion en una cada vez mejor organizada Fira. Abrió Miriam [Ponsa] con una relectura a su clásica impronta de la vida en el campo alejada de convulsiones. Nuevamente la diseñadora profundizó en la investigación tecnológica de materias primas tradicionales. Resultó paradójico que al día siguiente casi la totalidad de los periódicos usaran las imágenes de su desfile como estandarte para revolver el fango de disputas políticas intolerables en una industria creativa. Una puesta en escena cerrada, circular, perfecta. Inundó los medios escritos. Un pro; Abril apostó por un imaginario entre el verano v/s invierno, ligero v/s pesado, pasado v/s futuro entre grises, magentas y cobaltos en su mayoría; Juan Antonio [Ávalos] sacó un ejército de caballeros de armadura en flúor, galantes como surfers y skaters de los setenta armados de globos-espada, patinetas, cascos y una serie limitada de zapatillas deportivas customizadas por la misma casa que se hizo con el primer premio a la mejor colección masculina. Armado hasta los dientes. Merecía el premio. Fue la última palabra de un jurado, y en su decisión no intervino nadie, absolutamente nadie, aunque a algunos les sepa mal. Eso se llama envidia, de la mala. TROPICAL KNIGHT mostró a Barcelona, el mediterráneo y su gente. Le siguieron la dupla compuesta por Israel Frutos Bonache y Víctor Cardona detrás de Cardona Bonache: Lesson #03_Bellows, dió a los espectadores y a los medios especializados una cátedra de investigación tecnológica con fuelles, pliegues laterales consistente en dos dobleces paralelos, cuya función consiste en aumentar la capacidad o profundidad de las prendas, creando volumen y generando movimiento, soberbias prendas dignas de un buen diseñador industrial o una exposición unipersonal en el Masachussets Institute of Technology que probablemente no tardará en llegar. De dos dedos de frente.



Bibian Blue, por solitario, deslumbró con una muestra del más exquisito dramatismo underground existente en la ciudad con una colección que se superó a sí misma por cuatro con respecto a la anterior edición, y a quienes despotricaron contra ella y sus barrocas pin-up girls, ahora les cerró la boca con una enorme y sofisticada cereza, personificada en una cantante de ópera que se paseó como una diva [de las de antaño] frente a los oídos estupefactos de la totalidad de asistentes, dueña de una voz que apalearía sin complacencias al más sofisticado sintetizador. Mis sinceras felicitaciones. Si no se ven sus piezas pronto en teatros, televisión o la gran pantalla, será, simplemente, un crímen. Habrá que echarle no una mano, sino diez; Krizia [Robustella], sin bastarle vender las piezas de sus compañeros de pasarela en una tienda propia a pasos del Paseo del Ángel ni de montar una exposición de retratos sobre camisetas litografiadas por el artista visual Dizy Díaz, subió la temperatura con su sport deluxe, piezas que despertarían la envidia más sublime de los californianos y también de la propia Costa Azul gala, sin distinción. Una colección notable; Eleftheriades, presente una vez más en el run-way, llegó por primera vez con una colección masculina, interesantísima. Sin embargo, sus apuestas para las mujeres siguen cayendo en una peligrosa falta de tacto para la mezcla y armonía de materias primas. La combinación de capas de texturas mates y metálicas u otras tan vistosas como la lima y el bronce, lamentablemente, en esta ocasión, jugaron en contra. Nada que no se pueda superar, por supuesto; Juun J. hizo una vez más, como en París y donde pone el pié, muestra discreta de su maestría en cuanto sastrería de calle se refiere. Classic & Tailoring. Un crack.



Manuel [Bolaño], después de su cuarta puesta en escena en años, finalmente, se convirtió en el merecido acreedor de la mejor colección femenina, no podía ser de otra forma. La particularidad de Bolaño en crear mundos personales que sobrepasan la concepción de la realidad, lo convierte en un caso muy especial caballeros, porque a esa magia tan compleja en transmitir, se suma la confección de vestidos y prendas de una prolijidad e investigación que cruza la delgada línea divisoria entre arte e investigación y desarrollo tecnológico con manufactura tradicional en una casi histérica perfección. Este premio fue doblemente significativo, para la totalidad del circuito local y más importante aún para él mismo, un homenaje a su abuela recién fallecida mientras preparaba la colección encerrado con sus asistentes, de ahí la titulación de su apuesta como A LITTLE ABOUT ME [algo de mí]. Esa sala rugió en aplausos como María Luisa pronunció su nombre... como tenía que ser. Un simple tema del orden de las cosas. Stefania [Borrás], sacó a caminar descalzas y envueltas en cuerdas y delicados vestidos, monos y faldas una gama de mediterráneos, influencia de rayos UVA por medio, con modelos a cara lavada y melenas sueltas que se convirtieron en delicia para las publicaciones femeninas del grupo Condé Nast y las mujeres asfixiadas por el calor. Un pro; Karlota [Laspalas] no necesitaba presentaciones. Alfonso y Jan [directores creativos de la enseña Jan Iú Mes] tampoco. Ambas circulares, intactas, igual de perfectas. Laspalas con el fuego, Zamora y Peña con la explosión. Entró Laspalas para incendiar la pasarela antes de la concesión de premios. Terminaron Zamora y Peña para hacerla explotar.



Muchísimas felicitaciones chicos, se convirtieron después de esta edición, en los mejores embajadores de la ciudad. Como tales, supongo, su voz debería tener bastante peso cuando llegado el momento, pretendan ponerles el pié encima. Si un posible cambio de Gobierno local después de las elecciones del 24 de octubre próximo, pretende acabar con un evento que ha servido de plataforma para que estos mismos creadores, cada vez más fuertes a nivel internacional, ellos, todos, deberán hablar, y fuerte. Deben saber que las posibilidades de consolidación de una industria como ésta no se consigue cambiando formatos de modelo con cada cambio de administración, sino con un paulatino proceso de fortalecimiento de un modelo que no está mal, todo lo contrario. Los independientes ya pasean por Londres, París, museos, galerías de arte y las mejores revistas del orbe. Un abrupto cambio como el que pretenden hacer, sólo provocaría la deslegitimización de un evento cuyo formato ha atraído, de forma igual de paulatina, la mirada y atención del mundo entero. Acabar con el 080 sólo reafirmará la galopante falta de credibilidad idéntica a la que el país entero se está viendo sometida. Hacerlo sería, simplemente, discúlpenme la grosería, de imbécil. ¿Por qué? Porque el verdadero reto al que nos enfrentamos no es la recuperación, con la importancia que ello tiene, sino la transformación radical de la economía para poder continuar con un elevado crecimiento en los próximos veinte años. Ya se los dijo MR Arturo Azcorra, Director General del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial [CDTI]. Para ello debemos alcanzar el objetivo de transformar nuestra economía en sostenible, basada en la innovación y el conocimiento, fuertemente internacionalizada, con una balanza tecnológica positiva y empleo de trabajo de alto valor añadido. Una economía capaz de atraer y retener talento internacional, no al revés, incrementando el apoyo de la I+D+I y diseñando nuevos mecanismos de cambio estructural, y debe señores políticos, afectar a numerosos elementos como la percepción social de la innovación, la valoración del éxito empresarial-tecnológico; también la valoración del fracaso, los mecanismos de defensa de la propiedad intelectual, una enseñanza bilingüe o multilingüe orientada a la creatividad, la iniciativa y el espíritu emprendedor, el fomento a la compra pública innovadora, la orientación empresarial hacia la innovación y los mercados internacionales, la cooperación y búsqueda de sinergias entre las administraciones... el fomento de la inversión privada en I+D+I y un entorno científico de excelencia que contribuya activamente a la aplicación comercial de sus descubrimientos o creaciones. Es tarea de todos nosotros. No cometan un error, porque créanme, lo van a pagar caro, y a estas alturas, la gente no se va a callar. Seguramente, de suceder, serán los propios diseñadores quienes lo evitarán. Reaccionarán, de eso no tengan dudas. Hasta que eso suceda, sólo puedo decirles: Muchísimas felicitaciones Damas y Caballeros... again, enorgullecieron y le dieron vida a la ciudad entera. A seguir trabajando. Larga vida.


2 comentarios:

Nola Pineda dijo...

Buf!
Qué agradable el saber que alguien HABLA y ESCRIBE sin pelos en la lengua. Argumentando cada una de las palabras y poseyendo una verdad que, aunque muchos no la quieran ver ni de lejos, tarde o temprano puede llegar a abofetearnos.
No he tenido el privilegio de asistir al 080 BCN FASHION...pero leerte ha sido como poder asomarme tras unas cortinas de ensueño con miedo a ser descubierta sin mi entrada.
Gracias y, como bien dices, larga vida... de ilusiones, creaciones y empeño.

Miguel Carvajal dijo...

Bravo por este blog, por hablar desde el respeto y el conocimiento, y por la pasión que rezuma de tus líneas.

Por otra parte, he estado siguiendo los desfiles, pero no me he enterado (ni he querido, la verdad) de toda la polémica y el trasfondo político del que hablas. Me parece vergonzoso que se juegue con cosas tan serias como las profesiones de toda esta gente, y que por la falta de criterio y una visión comercial por parte de las autoridades para que hagan realidad y pongan en circulación todo el talentazo de esta gente, las prendas se queden relegadas a unas pocas editoriales y algún que otro evento.

Y para acabar, enhorabuena a Mauel Bolaño por este premio tan merecido