20.3.13

PERFIL: AZZEDINE ALAIA

Image::MR JEAN FRANCOIS RAULT PHOTOGRAPHER © PARIS::


Terminada la semana de la moda de París hace algo más de un puñado de días, cuando ya estaban los focos apagados, los payasos de regreso en sus pisos sin maquillaje y París de vuelta a la “normalidad”, era el turno de uno de los que por suelo francés, en esto, tiene la última palabra. Y como tiene la última, pues ha sido consecuente [como siempre] y pues ala, ha sido el último. Me refiero a la figura de Azzedine Alaïa [Tunis, 1939], diseñador que con el paso de los años se ha convertido en una figura clave para entender la verdadera historia de la moda contemporánea. No hay mucho más que decir de él, porque el tipo lo es casi todo. Es lo más sofisticado y a su vez tránsfugo que el mundo de la moda vea por estos días. Sólo por inercia, os comentaré que pasó antes de independizarse por Christian Dior, Guy Laroche y Thierry Mugler, y para cuando ya tenía su propio estudio, las mujeres más glamorosas del mundo, entraban y salían de ahí de incógnito, disfrazadas, Greta Garbo incluida. Y es que Alaïa es mucho Alaïa, si hasta de Anna Wintour pasa pero olímpicamente. Y es que al tipo la ambiguedad con este mundo le funciona como pez en el agua, rechazando por todos sitios la idea actual de que el más es siempre mejor. Que les den.



Azzedine trabaja a su propio ritmo, existen años en que no presenta colecciones públicamente y hace prácticamente caso omiso a la prensa. Este año si que lo ha hecho, y ha sido una maravilla. Ahora bajo el ala del grupo Richemont, propietario también de otras firmas como Cartier, va totalmente libre para gestionar su negocio, y es que para donde van todos, él rema en contraria, y le va divinamente. Todo el tríangulo de oro de la capital gala comenta las obras de su nueva tienda en el número 5 de la rue de Marignan, un edificio de tres plantas a dos pasos de la de Dior donde además de boutique, se abrirá la Alaïa Foundation, una entidad que se dedicará a mostrar los archivos de la casa y en donde se podrá entrar, tanto para compras como para visitas, sólo con previa cita. Asimismo, se ha anunciado hace dos meses atrás la firma del diseñador para un perfume y también una linea de cosmética licenciado para trece años con Beauté Prestige International. ¿Quiere más? Pues toma más. En septiembre próximo, el Museo Galliera dedicará depués de cuatro años de renovación, la primera exposición retrospectiva del creador en suelo francés, comisariada por Olivier Saillard. Antes de que aquello ocurra, en abril, ya estará sonando con la creación de todo el vestuario para “Mille et Une Nuits”, una ballet basado en las mil y una noches por Angelin Preljocaj en Aix-en-Provence. Y al mes siguiente, lo hará también sobre los trajes de Las Bodas de Figaro para la filarmónica de Los Ángeles. La ópera prima de Mozart se ubicará en el Walt Frank Gerhy Disney Concert Hall. ¿Qué le parece? Bien por Alaïa, y por aquellos que vestirá. Será, sin lugar a dudas, una fantasía.



El trabajo de Azzedine Alaïa, en cada prenda, se caracteriza por convencer con cada curva planteada y esculpida, que el cuerpo femenino es la más bella obra de arte en el mundo, en una ligereza que va más allá del tiempo inherente a este concepto y que a menudo produce un efecto especial en el observador. Su última colección F|W 013|014 presentada en privado en su sede de operaciones, fueron una calibrada relación entre cinturas de avispa, hombros redondeados, pechos de bailarín y pelos cortos hacia atrás, concluyendo con un golpe de maestría que siempre, siempre, el menos es, infinitamente, más. Y se nota, siendo que se trata de un firme creyente en la filosofía del minimalismo, por eso la simplificación de sus diseños, al menos en la superficie, a través una búsqueda constante de nuevas técnicas de construcción, ligeros y con un estrictísimo proceso de edición. El septagenario alucinó a los asistentes con nuevas cinturas imperio en baby dolls y túnicas donde juegan los puntos de lurex, en looks románticos y en donde procura hacerlos cercanos tanto a un público joven como a otro más adulto.



Terminada la presentación, como siempre, Alaïa invitó a todo el mundo a almorzar en la cocina, a una gigantesca mesa de cristal donde se encontraban, como si de una gran familia se tratase, a amigos, asistentes y a aquellos con los que se encuentra trabajando en proyectos especiales, hablando de chismes, negocios y recomendaciones en Venecia para un joven arquitecto del estudio de Jean Nouvel junto a su novia.  Eso es glam, del duro. Esten atentos, porque este año, Azzedine se viene, y con todo. Enhorabuena.





No hay comentarios: