26.4.15

EL NUEVO MUNDO EDITORIAL

Image::MR JON BREITFUSS PHOTOGRAPHER © CHICAGO::

Las cosas han cambiado tanto en el mundo editorial en tan pocos años que sus responsables aún no terminan de estar desconcertados, pese a acoplarse a todos y cada uno de los avances tecnológicos de los que hoy disponemos, de la mano. Se siente en el aire de una habitación con enormes ventanales abiertos, frente a una mesa enorme llena de los últimos ejemplares de prácticamente las mejores revistas. ¿Y en qué se parecen todas? En que no son revistas, pese a serlo. METAL, Fantastic Man, Monocle, Gentlewoman, 032c, I-D, POP, Self Service, Dazed & Confused, Capricious, Encens, Hércules Universal, BUTT, Candy, Hello MR, Animae, Hunter, Sang Bleu, Odiseo, Novembre, Egoïste, Apartamento, entre una veintena más de nombres y otras nuevas como CR, Fucking Young, Animae, Le Petit Voyeur, Openhouse, Plethora, Darling, The Great Discontent, Agapornis… todas lo mismo: ninguna baja de las trescientas páginas.


Trescientas páginas, ¿lo puede creer?... impresionante, ¿no? ¿Sabe Usted por qué? Porque se convirtieron en libros. Ya hace años era un secreto a voces entre los editores que habría que convertir las revistas en una suerte de libros de colección para poder sobrevivir. Internet las estaba asesinando, a todas, como a los periódicos y en realidad a todos los medios impresos en papel. La muerte del papel. No podía ser. Internet debería estar al servicio de una revista, como su empleada y no al revés. Pues bien, las convirtieron en libros sin bajar por ello la cantidad de números por año, y aumentando su calidad. En ella debían encontrarse todos los contenidos que no podían tener acceso a través de internet. Contenido superior. En la premisa de que en la cantidad de información que provee internet, era muy difícil (aun en nuestros días) separar la buena de la no tan buena, aquella selección debían proporcionarlo las revistas especializadas, y punto. Y desde ahí, a la totalidad de sitios en internet que copiarían sus contenidos, pero después. Jamás tendrían la primicia. Desde ahí, internet debería ser solo un canal de transmisión publicitario, redes sociales incluidas. Y ha dado resultado, al menos de momento. ¿Qué más hacer? Gentlewoman organiza sus propias maratones en Londres, Hello MR días de pic nic en el Central Park de Nueva York, METAL sus ya míticas fiestas, 032c con sus exposiciones y un bar en sus oficinas de Berlín, y suma y sigue.


Lo curioso de todo esto es que con estos nuevos formatos, las revistas se han abierto otra puerta, y nos referimos a su debut en el mundo de las editoriales de libros. La británica PenguinBooks ha sido recientemente la pionera en agregar a su catálogo la primera revista publicada por ellos mismos bajo la supervisión de los creadores de Fantastic Man, Gentlewoman y BUTT. La debutante es THE HAPPY READER, una publicación realmente fascinante. De adicción inmediata. Nacen más librería dedicadas a la venta de revistas de colección y las tradicionales de toda la vida, abren estanterías nuevas para este nicho que han madurado con los años hasta lograr la excepcionalidad. También las editoriales tradicionales tratan cada vez más de que sus portadas se parezcan al atractivo de las revistas de tendencias, las más minimalistas. Bien por ellos, bien por todos.



Hace pocos años era una dificultad contar en las portadas con alguna modelo que estuviese dentro del ranking de las 15 top del momento sin una buena suma de dinero. Hoy, con el mismo presupuesto, las estrellas del cine y la música ruegan por estar en ellas. No es malo. Y es un sueño poder seguir viéndolas impresas arriba de una mesa. El cierre de la edición impresa aterró, desde la desaparición en papel de la emblemática Newsweek, pero gracias a la inteligencia de los editores, fue solo una falsa alarma. Aparecen incluso aún más revistas con la ilusión de que les vaya bien, y se les debe ayudar, siempre y cuando sean buenas, obviamente, aunque por todo lo que hay sobre la mesa, es indudable que talento hay, y a raudales. Suscríbase a alguna de ellas, será una estupenda inversión, porque en ellas encontrará solo lo mejor, y primero que nadie. Todo el resto, hágalo en internet.

No hay comentarios: